Carta de la Reina de Caldereros a los donostiarras

Estimados Donostiarras kaxkariñas de mi corazón:

Por segundo año consecutivo no vamos a poder visitaros el primer sábado de febrero. Este año tampoco compondremos la vanguardia del alegre carnaval, que si finalmente lo hay, seguro que no será tan alegre como en el no tan alejado pasado. Y es que han sido 23 meses no especialmente felices. La pandemia ha supuesto un parón en nuestras vidas en la que los esfuerzos de todos han ido encaminados a que, con mayor o menor acierto, podamos plantar cara al dichoso virus.

No es que no queramos ir este día cinco ni el día diecinueve de febrero, al contrario, estamos deseosos de ir en todas las ocasiones. Pero no vemos oportuno desfilar ni acampar, al menos todavía, ya que para poder desfilar con seguridad, deberíamos cumplir con una serie de requisitos que harían que no pudiésemos hacerlo con todo el despliegue al que os tenemos acostumbrados. Pienso que lo importante es que podamos tomar las calles de nuestra amada Parte Vieja con todas nuestras tribus y con todos nuestros colaboradores, Gigantes de la Txaranga del Bidasoa, malabaristas, tragafuegos y la caballería de la Hípica de Loyola. Todos son miembros imprescindibles de La Comparsa y sin ellos no estaríamos completos; en definitiva, no seríamos nosotros. Pero quiero contaros un secreto: haremos lo posible para poder visitaros como es debido, aunque sea en otra fecha.

En estos casi dos años hemos perdido a gente muy querida en el seno de La Comparsa. En 2020, al bueno de Txus Santamaría de la tribu Intxaurtze, anfitrión ejemplar de reuniones de tribus, amable, discreto y siempre dispuesto a ayudar. En 2021, en el mes de mayo, un caballero de elegante bigote y excelente cantor, nuestro buen amigo Carlos Fernández de la tribu Gaztelubide nos dejaba, y al final de 2021, nos dijo adiós el polifacético y artista Tomas Hernández Mendizabal, que como bien recordó su hijo en su funeral, era sobre todo, calderero. Tomás es Calderero de Honor de La Comparsa ya que fue él quien tomó las riendas de la misma, y junto con sus compañeros, dio un fuerte empujón a la fiesta la cual evolucionó de tal manera que como un virus, esta vez un virus festivo y lleno de alegría, traspasó las fronteras de los barrios contagiando a los donostiarras de todos los rincones, escribiendo en doradas letras mayúsculas la celebración de Los Caldereros de La Hungría en el calendario de las fiestas populares donostiarras. Por este motivo y por su trayectoria como artista comprometido con las fiestas populares y la cultura de Donostia, fue candidato a recibir la medalla al mérito ciudadano en varias ocasiones con gran apoyo popular. Distinción que sin lugar a duda merece pero que no se le ha otorgado en vida. Quién sabe si algún día pueda obtenerla a título póstumo.

No sé con certeza que es lo que hay después de este curioso paseo que es la vida; un paraíso, un reino de los cielos o un Valhalla. Pero como soñar es libre, os diré que yo no tengo la menor duda de que allá donde hayan ido estos tres magníficos caldereros habrán sido recibidos con los brazos abiertos por el histórico Kotian Lucas, inseparable amigo de Tomás, y que con la llegada de este último no habrán tardado mucho en empezar a organizar allí el desfile que nosotros no podemos organizar aquí este sábado 5 de febrero.

Será una comparsa compuesta por leyendas de todas las generaciones, dirigida (supongo que a turnos) por históricos jefes directores como Pepe Artola o el mismísimo Shotero Irazusta, quienes serían asistidos por entrañables jefes de sartenes como Jose Luis Pérez o Iñaki Coloma, en cuyo honor se creó una estupenda tribu actual. Reinará seguramente Lola Balenciaga, primera Reina documentada, si le dejan otras regentes, se me ocurren Pilar Valdivieso o Juan Arizpe, con sus damas en carromatos engalanados. No faltaran gruñones domadores (en apariencia) intentando meter en vereda a nada menos que a un oso como Ramon Arruti cuyos hijo, nieto y biznietas desfilan en La Comparsa actual. No faltarán legendarios caldereros como Sacha Arregi o el tan querido Musku, quien me abrió las puertas de la comparsa en mi más tierna infancia. Estarán también cientos de caldereros, zíngaras y personajes varios que hicieron grande esta fiesta y que gracias ellos somos lo que hoy en día somos.

Este primer sábado de febrero no habrá caldereros en Donostia, pero no dudéis que sí los habrá en el paraíso, en cielo, o en el Valhalla; y como no, en nuestros corazones.

Su Majestad Real:
Maritxu de las Koxkas,
Reina de la Primitiva Comparsa de Caldereros de la Hungría de la Parte Vieja

La Primitiva Comparsa de Caldereros de la Hungría no desfilará en 2021 a causa de la COVID-19

Queridos compañeros… este año no vamos a trabajar.

El mes de diciembre está terminando y la crisis sanitaria sigue instalada entre nosotros.
El pasado mes de febrero pudimos celebrar plenamente la fiesta de Caldereros, con todo el colorido y la emoción de nuestra querida comparsa, la “Primitiva”. Poco después se cruzó en nuestro camino un virus que ha conseguido cambiar radicalmente nuestras vidas dejando una huella imborrable de dolor y pobreza. La COVID-19 llegó y todavía nos está condicionando la vida.

El panorama de los próximos meses es incierto, pero hoy por hoy, seguimos metidos en una dinámica de confinamientos, cierres de actividades y despidos, crisis sanitaria y, sobre todo, una larga lista de personas enfermas o, incluso, que nos han dejado ya. No vienen tiempos agradables, ni mucho menos. Aunque ya tenemos entre nosotros las primeras vacunas y algunos medicamentos de nueva hornada, todos somos conscientes de que esto no va a parar de un día para otro.

Ante esta perspectiva podréis entender que nos vemos obligados a tomar la única decisión posible para preservar la salud y la integridad de toda la familia que formamos la Primitiva Comparsa de Caldereros. No es otra que suspender definitivamente la Comparsa prevista para el próximo 6 de febrero de 2021. No vamos ni a organizar la Comparsa del próximo año ni participaremos en acto alguno que pudiera intentar organizarse para esa fecha, por un natural sentido de congruencia y de sensatez.

Es una decisión difícil y dolorosa porque, repetimos, somos todos parte de una misma familia que lleva desde 1884 llevando la música, la alegría y la emoción de la fiesta por nuestras calles de la Parte Vieja; una comparsa en la que nos unimos las zíngaras y los caldereros como principales protagonistas, además de esos personajes sin los que no se entiende la fiesta como la Reina y sus Damas, el oso y el domador, nuestros directores, los gigantes de Irún, los jinetes, la banda, los malabaristas y cuantos se suman a la fiesta. Por supuesto, tampoco se entiende la fiesta sin los donostiarras y visitantes que nos reciben y acompañan a lo largo de nuestro desfile, coreando nuestras canciones y participando con nosotros de la fiesta; y tampoco, con toda la humildad posible, sin todos aquellos que hemos y han participado en la organización y preparación de cada una de las ediciones.

Aunque pueda parecer una situación extraordinaria, dado que en el último medio siglo la comparsa no ha faltado a su cita anual, la realidad es que desde su primer viaje a Donostia en 1884 hasta la década de los 70 del pasado siglo, nuestra presencia no siempre ha sido fija en Donostia. La convulsa realidad social y política de cada momento, e incluso determinadas inclemencias climáticas, han llevado, en más de una ocasión, al retraso o a la cancelación de nuestro desfile. En esta ocasión, el motivo no será otro que la COVID-19. Eso sí, de la misma manera que en el pasado, en esta ocasión también, tened por seguro que la Comparsa de Caldereros volverá a callejear por la Parte Vieja, lo que significará que vivimos mejores y más alegres tiempos.

Confiamos en que el año 2021 nos devuelva la sonrisa y dejemos atrás todo este largo período de tristeza y dolor, que nos recuperemos de las heridas de esta pandemia y nos veamos por estas fechas nuevamente organizando nuestra Comparsa. Esperemos que nuestro yunque, sartenes, panderetas y voces vuelvan a escucharse en 2022.

Agradecemos por adelantado vuestra comprensión y esperamos vernos el próximo año. Mientras tanto, os rogamos que os cuidéis lo máximo posible para que podamos volvernos a ver.

Gora Donostia eta Gora Antzinako Konparsa!!!

La Primitiva Comparsa homenajeará a los Gigantes de Irun

La Primitiva Comparsa de Caldereros de la Hungría 1884 desfilará este sábado por el barrio donostiarra de la Parte Vieja. Por segundo año consecutivo, la marcha se iniciará en la plaza de la Trinidad, a las 21.45 horas. Tras la salida, la agrupación se dirigirá al atrio de Santa María -22.15 horas-, momento especial de la noche, en el que se cantará todo el repertorio, aprovechando su excelente acústica y el entorno. Este será el emplazamiento en el que se situará el campamento. Tradicionalmente, se ubicaba en la plaza Sarriegi. No obstante, con la voluntad de hacer el espectáculo más accesible por horario a los ciudadanos, se apostó por iniciar el recorrido en la Trinidad y situar el campamento en Santa María. Además de interpretar todo el repertorio musical para voces de hombres y de mujeres, la reina de la comparsa, Joxean Estébanez, recitará el discurso salpicado de ironía y de referencias a la actualidad.

Posteriormente, los 250 caldereros y las zíngaras, con sartenes, martillos, panderetas y un yunque, continuarán con su itinerario por las calles de la Parte Vieja, aunando tradición y modernidad. Tras la parada frente al busto de Raimundo Sarriegi, como novedad, la comparsa se trasladará hasta la calle General Etxagüe para hacer una parada frente a la nueva ubicación de la sociedad Ollagorra.

Pasada la medianoche se encaminarán de nuevo hacia 31 de agosto, enfilando la recta final de la jornada, que concluirá a las 1.30 horas en la calle Virgen del Coro, frente a las sociedades gastronómicas Aizepe, Aitzaki y Gaztelubide.

Al repertorio habitual, se le sumará la Canción Húngara de la zarzuela, Alma de Dios, de José Serrano, que interpretará el tenor Iñigo Vilas.

Homenaje y novedades

Como todos los años, recorrerán las calles dos gigantes, ataviados con ropajes de calderero y zíngara, de la comparsa de gigantes de Irun que acompañarán a los participantes. Este año, además, la citada agrupación, que durante más de una década ha colaborado en la fiesta donostiarra, soplará 30 velas, motivo por el cual la Primitiva Comparsa de Caldereros de la Parte Vieja les rendirá un sentido homenaje.

Además, este año los caldereros y zíngaras donostiarras contarán con más participación de caldereros venidos de la comarca del Bidasoa. No en vano, esta sábado también desfilarán varios miembros de la Comparsa de Caldereros de Irun, entre ellos, su oso que, seguro, hará buenas migas con el de la Primitiva Comparsa.

Partiremos de la plaza Trinidad y asentaremos el campamento en Santa María

La Primitiva Comparsa de Caldereros de la Hungría 1884 desfilará este sábado por el barrio donostiarra de la Parte Vieja. No obstante, en vez de iniciar su recorrido en la basílica de Santa María, como venía haciendo los últimos años, lo hará desde la plaza de la Trinidad, a las 21.45 horas. No será el único cambio del recorrido dado que, por primera vez, la Primitiva Comparsa asentará su campamento en Santa María. La acústica, el entorno y la ubicación de la basílica fueron las razones por las que en 2017 la comparsa aposto por iniciar la marcha en este punto. Este año ha querido ir un paso más allá y ubicar el campamento, que tradicionalmente instalaba en la plaza Sarriegi –durante la marcha se respetara una parada en esta plaza-, en este lugar y así hacer más accesible en hora a los ciudadanos la fiesta de los caldereros –será a las 22.15 horas-.

En el campamento se interpretará todo el repertorio musical para voces de hombres y de mujeres, y la reina de la comparsa, Joxean Estébanez, recitará el discurso salpicado de ironía y de referencias a la actualidad. El cambio de recorrido es parte de las “nuevas ideas”que anunció el año pasado el nuevo equipo directivo de la comparsa, presidido por Ramón Barandiaran y con la vicepresidencia de Miriam Arruebarrena –primera mujer en formar parte de la dirección de la Primitiva Comparsa-.

Siguiendo fieles al espíritu de la comparsa de aunar tradición y modernidad, 250 caldereros y zíngaras recorrerán las calles de la Parte Vieja con sartenes, martillos y panderetas, trayecto que concluirá hacia la 1.30 horas en la plaza Virgen del Coro, frente a las sociedades gastronómicas Ollagorra, Aizepe, Aitzaki y Gaztelubide. Acompañarán a la agrupación dos gigantes de Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Irún –uno vestido de calderero y otro vestido de zíngara-, malabaristas de fuego venidos de Iparralde y la banda de música.

WebMapa-01 />

Eguberri on!


Quedan apenas un mes para que la Primitiva Comparsa de Caldereros vuelva a visitar Donostia con sus cánticos y su característica alegría. En breve tendréis noticias nuestras, tanto de las fechas de los ensayos como de las novedades de la edición del 2019. Mientras tanto, desde Hungría os deseamos feliz Navidad y un próspero año nuevo. Eguberri on guztioi!

Renovamos la directiva y apostamos por seguir aunando «tradición y modernidad»

La Primitiva Comparsa de Caldereros de la Hungría 1884 desfilará este sábado por el barrio donostiarra de la Parte Vieja después de la renovación de su equipo directivo. La comparsa ha optado por Ramón Barandiaran como nuevo presidente. Recoge así el testigo de Pello Arribas, que ostentaba el cargo desde el año 2012 y que ahora continuará colaborando como vocal de la junta. Asimismo, la vicepresidencia de la Primitiva Comparsa ha recaído sobre Miriam Arruebarrena, siendo la primera mujer en formar parte de la directiva de la agrupación. Arruebarrena ejercía hasta la fecha como jefa de la tribu Eguzkilore, colectivo de mujeres zíngaras que junto a la tribu Zingarelle desfilan junto a los caldereros desde hace años.

Barandiaran y Arruebarrena han comentado que continuarán con el “fructifero camino emprendido por la comparsa”, al tiempo que han añadido que cuentan con “nuevas ideas” para futuras ediciones que permitirán a la ciudadanía donostiarra disfrutar aún más de la fiesta de los caldereros. En este sentido, los directivos han remarcado su voluntad de continuar aunando “la tradición con la modernidad”, una de las características principales que, a su juicio, describe la comparsa.

Los responsables también han remarcado la “consolidación” de la Primitiva Comparsa que, este año se vuelve a ampliar con la incorporación de hasta hasta cinco caballos que abrirán el desfile. Los equinos de la Hípica Loyola –que hace años recibió el reconocimiento de “Caldereros de Honor” por colaborar con la comparsa- se sumarán así a los 250 caldereros y zíngaras que cantarán y bailarán por la Parte Vieja, acompañados por miembros Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Irún –es tradición que un gigante vestido de calderero y otro vestido de zíngara desfilen junto a la Primitiva Comparsa-, malabaristas de fuego venidos de Iparralde y la banda de música.

Recorrido

Barandiaran y Arruebarrena consideraron “un éxito” la decisión del año pasado de cambiar el horario del desfile e iniciar el recorrido a las 22.00 horas desde Santa María, dado que facilita a la ciudadanía acercarse a ver el desfile después de cenar. Aunque el desfile comenzará a las 22.00 horas, los caldereros y zíngaras se reunirán a las 21.45 horas en Santa María para iniciar los homenajes de este año 2018.

Tras en la basílica la Primitiva Comparsa asentará su campamento a las 23.00 horas en la plaza Sarriegi, tras el busto del músico. Allí, la reina de la Comparsa, Joxean Estébanez, ofrecerá el tradicional discurso de la regente cargado de sátira sobre la actualidad y será el lugar donde los caldereros y zíngaras interpretarán todo el repertorio musical. Posteriormente, la comparsa desfilará por las calles de la Parte Vieja y concluirá su andadura hacia las 2.00 de la madrugada, en la plaza Virgen del Coro, frente a las sociedades gastronómicas Ollagorra, Aizepe, Aitzaki y Gaztelubide.

Piezas
Los miembros de la comparsa interpretarán las piezas compuestas por Sarriegi y con letra de Alberto Comba: Comparsa de Caldereros Húngaros. Pasa Calle, Coro de Caldereros Húngaros II, Caldereros Húngaros en el Trabajo III (Mazurca), Canto Húngaro IV. Además, se cantará la pieza Begi Urdin Bat con melodía de Sarriegi y letra de Victoriano Iraola. A su vez, también interpretarán la pieza Gitanos Húngaros compuesta en el 125 aniversario, con la melodía de Josu Elberdin y la letra de Tomás Hernández Mendizábal.

Por su parte, las zíngaras del grupo Zingarelle interpretarán Noi siamo zingarelle, perteneciente a la Traviatta de Verdi y Túrot Ëszik a Cigány (Gitano come ricotta) de Zoltán Kodály.

¡Estrenamos horario! Este año saldremos a las 22.00 horas del atrio de Santa María.

Los caldereros y zíngaras estrenamos horario. La Primitiva Comparsa de Caldereros de la Parte Vieja estrena horario y este sábado, 4 de febrero de 2017, comenzará su recorrido a las 22.00 horas desde el atrio de Santa María. Los más de 300 caldereros y zíngaras de la Primitiva Comparsa, retrasan así su salida 15 minutos con respecto al horario que han tenido durante los últimos años.

El presidente de la comparsa, Peio Arribas, ha explicado que “en origen y aún hoy, la Comparsa de Caldereros busca alegrar las calles de las Parte Vieja y a los donostiarras y foráneos interpretando y danzando al son de las composiciones de Raimundo Sarriegi, al tiempo que se recuerda a aquellos gitanos trashumantes que antaño visitaban la ciudad”. “Con el nuevo horario –ha asegurado Arribas- damos más tiempo a la ciudadanía para que pueda acercarse, después de cenar, al atrio de Santa María”. Al igual que el horario de este año, iniciar el desfile en el atrio de Santa María fue una de las novedades de la Primitiva Comparsa de hace unos años que “sin lugar a dudas, se ha consolidado” y que tiene una “estupenda acústica” y otorga “una gran vistosidad” a la agrupación, dado que “los y las coralistas de la comparsa pueden hacer gala de sus imponentes voces”.

Tras iniciar su recorrido a las 22.00 horas, la Primitiva Comparsa asentará su campamento a las 23.00 horas en la plaza Sarriegi, tras el busto del músico. Allí, la reina de la Comparsa, Joxean Estébanez, ofrecerá el tradicional discurso de la regente cargado de sátira sobre la actualidad y será el lugar donde los caldereros y zíngaras interpretarán todo el repertorio musical. Posteriormente, la comparsa desfilará por las calles de la Parte Vieja y concluirá su andadura hacia las 2.00 de la madrugada, en la plaza Virgen del Coro, frente a las sociedades gastronómicas Aizepe, Aitzaki y Gaztelubide.

Más de 300 personas desfilarán este sábado, de los cuales 250 serán caldereros y zíngaras mientras que el resto se reparten entre los miembros de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Irún –es tradición que un gigante vestido de calderero y otro vestido de zíngara desfilen junto a la Primitiva Comparsa-, malabaristas de fuego venidos de Iparralde y la banda de música.

Los Caldereros tienen nueva reina: Joxean Estébanez

Este sábado, 30 de enero, la Primitiva Comparsa de Caldereros de la Hungría volverá a recorrer las calles de la Parte Vieja, a partir de las 21.45 horas. La edición de 2016 ha sido presentada esta mañana por el presidente de la comparsa, Pello Arribas, y por la responsable de la Tribu Eguzkilore, Miriam Arruebarrena, que este año incluye varias novedades como la coronación de una nueva reina. “Nuestra actual reina, representada por Martín Estébanez abdicará este sábado en su hijo, Joxean Estébanez. Desde la Junta Directiva de Caldereros, queremos agradecer el trabajo de Martín y desear que el reinado de la futura monarca de los Caldereros sea también próspera”, ha afirmado el presidente de la comparsa.

Estébanez reinará sobre una comparsa de más de 300 personas, que integra caldereros, zíngaras, niños, los personajes del oso y el domador, gigantes vestidos de caldereros y malabaristas comefuegos, entre otros. “Seguimos siendo mixtos, pero con dos tribus específicamente femeninas y con dos obras corales, por ahora, solo interpretadas por ellas, mientras que los caldereros interpretan las melodías de Sarriegi. Siempre hemos apostado por la tradición y la innovación con máximo respeto a lo que es la fiesta”, han afirmado.

Arribas y Arruebarrena han querido recordar que año tras año los Caldereros de la Hungría continúan “con la tradición que se inició en aquel primer desfile del 2 de febrero de 1884”. “Los caldereros y las zíngaras seguimos aquí, y este sábado volveremos a salir a las calles de la Parte Vieja donostiarra, para interpretar y bailar esas bellas melodías que compuso el maestro Raimundo Sarriegi para rememorar aquellas tribus gitanas que atravesaban nuestros parajes en trashumancia hacia el sur”, han relatado.

En referencia a 2016, Arribas ha adelantado que en un año tan especial para Donostia, la Primitiva Comparsa de Caldereros también hará su aportación con una serie de homenajes que pretenderán “recuperar del olvido ciertas cuestiones y personas” y que se conocerán en pocas semanas.